SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO PALESTINO

Una ola de indignación se ha extendido a partir de las muertes de decenas de palestinos en territorio ocupado por el Estado de Israel. Y la indignación se hizo manifiesta en nuestro país. Un grupo de estudiantes palestinos se tomó la casa central de la Universidad de Chile tras la reciente matanza que el Ejército de Israel perpetró en la Franja de Gaza.

Los estudiantes palestinos, junto a Judíos por la Paz y la Justicia y la federación de estudiantes de la Universidad de Chile, llaman a “poner fin a todo vínculo con el Estado ocupante de Israel, que coloniza, ocupa y destierra al pueblo palestino, realizando así una limpieza étnica del territorio”.

Las recientes jornadas conmemorativas del 70 aniversario del Día de la Nakba. (Día de la Catástrofe, en árabe) han tenido como respuesta la muerte de decenas de palestinos. Ayer lunes alrededor de 60 palestinos fueron muertos por el ejército israelí y más de 2.000 resultaron heridos.

Ante los crímenes diversas voces  expresan su repudio, pese a que los grandes medios no siempre informan o lo hacen sin contextualizar los acontecimientos. El enviado de la ONU para Medio Oriente, Nickolay Mladenov recordó que la de este lunes, con al menos 60 personas muertas, fue la jornada más sangrienta en Gaza desde 2014, por lo que la comunidad internacional debe actuar para “prevenir la guerra” y resolver la dramática situación de la población de la franja.

Por su parte el embajador de Suecia ante la ONU, Olof Skoog, apuntó que “fue el día más sangriento desde el último conflicto en Gaza” y acusó que “las fuerzas de seguridad israelíes utilizaron munición real, incluyendo también cuando estaban disparando a los niños: se ha visto que ocho niños menores de 18 años están entre los muertos, aparte de los siete que ya murieron en las semanas anteriores”, acusó el diplomático sueco.

El Día de la Nakba, se ha ido transformando, año a año, en una jornada de manifestaciones y lamentos en la Franja de Gaza, para recordar que más de 700.000 personas se vieran desplazadas de sus hogares e implicó la destrucción de más de 500 aldeas y localidades en Palestina aquel año 1948.

Por ello, la manifestación en la Universidad de Chile denuncia que “el pueblo palestino sufre día a día la vulneración de sus derechos humanos… y nos unimos para decir no más ocupación y no más impunidad para Israel”, señalan el comunicado.

Hay que recordar que el Estado de Israel es producto de una resolución de las Naciones Unidas de noviembre de 1947. Momentos en que finalizada la Segunda Guerra Mundial, la comunidad internacional intenta con esta medida apaciguar su propia conciencia ante los crímenes del nacionalsocialismo que masacró pueblos, entre ellos, a los judíos.

El pueblo palestino fue el que mayor costo pagó por la mala conciencia internacional, pues se dictaminó que el Estado de Israel ocuparía territorios pertenecientes a los palestinos. Desde entonces, quienes fueron víctimas se convirtieron en victimarios, pues el Estado de Israel, en manos del sionismo, ha desarrollado una política expansionista, usurpando nuevos territorios y persiguiendo a los palestinos. Ha construido muros en los territorios ocupados ilegalmente, no ha respetado ninguna de las resoluciones emanadas de organismos tan diversos como las Naciones Unidas, su Consejo de Seguridad, la Asamblea General, la Unesco o cualquiera otra que ha demandado a Israel que cese su policía criminal contra el pueblo palestino.

Como señala, Juan pablo Jofré, periodista chileno, “la Nakba representa una tragedia, para los árabes en general y el pueblo palestino en particular, pues consigna el inicio de la usurpación de las tierras palestinas, la expulsión de miles de familias de sus casas, de sus aldeas, de sus pueblos, de sus arraigos, donde millones de ellos aún malviven en el transtierro. La Nakba significó el descalabro demográfico, moral y territorial, el inicio de un proceso basado en el terror, el racismo, el asesinato, la desarabización y consiguiente judaización de la Palestina Histórica”.

De allí la importancia de la protesta de los estudiantes chilenos que, instaron a la ciudadanía a no ser indiferentes con quienes son cómplices “de la violación de los derechos humanos del pueblo palestino”. Al mismo tiempo que exigen el fin de la masacre y “el cumplimiento de la Resolución 194 de Naciones Unidas por el derecho a retorno de los más de 5 millones de refugiados palestinos”.

Dilemas/RFC