INCENDIO EN LA CASA BLANCA: ¿QUIÉN LO APAGA?

El Nuevo Herald del 13 de abril comenta el libro del ex director del FBI sobre el Presidente Donald Trump en el que lo compara con un jefe de la mafia, por su experiencia en su lucha contra la “familia Gambino” de Nueva York:

“El exdirector del FBI James Comey arremete contra el presidente Donald Trump en su nuevo libro, donde lo describe como poco ético y “desconectado de la verdad” y señala que su mandato es “motivado por el ego y se centra en la lealtad personal”….

…“El círculo silencioso de asentimiento. El jefe en completo control. Los juramentos de lealtad. La concepción del mundo del nosotros contra ellos. La mentira sobre todas las cosas, grandes y pequeñas, al servicio de algún código de lealtad que pone a la organización por encima de la moralidad y de la verdad”, escribe Comey…

…”La presidencia de Donald Trump amenaza mucho de lo bueno que tiene esta nación”, escribe Comey, quien describe al actual gobierno como un “incendio forestal” que no puede ser contenido por los funcionarios de ética dentro de la administración. ”

Efectivamente, de lo que se trata es de apagar ese incendio por que la expresión de “Dios bendiga a América” debe ser cambiada por “Dios, protege a América”.

Lo que intuíamos quienes de lejos observamos la forma de actuar del Presidente Trump es confirmado nada menos que por el ex director del FBI, a quien dicho sea de paso Trump califica de “soplón y mentiroso” por sus revelaciones y opiniones sobre su persona. En español eso se cataloga como una trifulca, que significa “desorden y camorra entre personas” y lo que hace relevante el hecho son precisamente sus protagonistas, lo cual lo convierte en lo nunca visto en la política norteamericana.

Cuando uno piensa en que el individuo de marras tiene el poder de utilizar el arsenal más grande de armas atómicas existente en el mundo y que hasta los niños ya saben que el resultado cierto y seguro de una guerra nuclear es que no habrá ganador y que todos pierdan, incluyendo en la hecatombe a toda la humanidad, se está dispuesto a invocar el poder de la Divinidad para librarnos de ese destino, confiando en que se manifestara mediante la cordura de los militares que comandan a las fuerzas armadas norteamericanas que si saben muy bien cuál sería el desenlace de una conflagración de ese tipo y del cual no escaparan sus familiares. Espero que algo de esto haya sucedido a raíz de la bravata de Trump días atrás, de mandar sus cohetes “nuevos y bonitos” sobre la cabeza de los sirios en cuyo país resulta que también hay cohetes rusos para responderle según se lo hicieron saber, y en su marcha atrás posterior al decir que no había dicho cuando los enviaría.

Trump no asistió a la reunión de Lima con los Jefes de Estado y de Gobierno del continente. En verdad, no creo que se pierda gran cosa con su ausencia.

Carlos Romeo

La Habana, abril del 2018