¡ABSUELTOS!

Absueltos. Son inocentes. No hay responsabilidad en los delitos de los once comuneros mapuche.

“Todos sufrimos nueve meses. La Fiscalía miente, la policía miente, todos mienten”, señaló la machi Francisca Linconao.

El Tribunal Oral en lo Penal de Temuco determinó la absolución de los 11 acusados por el crimen del matrimonio Luchsinger-Mackay ocurrido en enero de 2013. Los jueces decidieron absolver a los acusados y dejar en libertad inmediata a todos los acusados.

Ayer la machi había dicho “necesito mi absolución total, mi libertad y también la de todas estas personas que están acá porque se les involucró por la reunión que nunca hubo en mi casa”.

La machi, junto a José Tralcal Coche, Juan Tralcal Quidel, Luis Tralcal Quidel, José Córdova Tránsito, Aurelio Catrilaf Parra, Eliseo Catrilaf Romero, Sergio Catrilaf Marilef, Hernán Catrilaf Llaupe, Sabino Catrilaf Quidel y José Peralino Huinca, que fueron acusados por la muerte del matrimonio Luchsinger Mackay, ocurrida en un incendio en su casa la madrugada del 4 de enero de 2013, deberán quedar libres de inmediato.

La acusación se sostuvo en uno de los tres testimonios que ha dado el co-imputado José Peralino Huinca, quien habría relatado ante oficiales de la PDI y los fiscales Arroyo y Chiffelle el detalle del ataque contra los Luchsinger. El problema es que el propio Peralino después se desdijo y acusó a los oficiales Vilches y Leiro de obligarlo a culpar al resto..

La machi Francisca Linconao ya había cuestionado a los oficiales de la PDI, Guillermo Vilches y Claudio Leiro, como quienes “armaron esta mentira”. También criticó a los fiscales de la causa Luis Arroyo y Alberto Chiffelle: “Que no sigan mintiendo estos señores, ellos son autoridades, primero tienen que hacerse respetar ellos para que los puedan respetar. No sigamos maltratando, manipulando a los pobres mapuche que son inocentes y los mandan a la cárcel. Hay mucha gente inocente pagando la condena por mentiras”.

Hoy, tras el fallo que absuelve a los once comuneros, la machi pidió la renuncia de los dos fiscales de la causa Luis Arroyo y Alberto Chiffelle.